La meditación suena como algo de otro mundo o que nunca será para ti por que «no puedes estar en silencio ni un minuto», he aquí 3 sencillos pasos para empezar a darte cuenta que la meditación es sencilla y de hecho, benéfica.
 

1. Presencia

Hagas lo que hagas, necesitas estar presente, estamos muy acostumbrados a resolver una cosa y al mismo tiempo pensar en como va a resultar la que sigue, si este es tu caso (y seguramente lo es) ¡detente! respira profundo… y ahora si, a resolver el mundo.

2. Cuenta

Durante unos pocos minutos al día, cuando tengas tiempo, ponte cómoda en una posición sentada recta y cuenta del 50 al 1, contando con cada respiración que das, así evitaras apresurarte, y observa si puedes lograrlo sin distraerte pensando en algo más, incluso perdiendo la cuenta!

3. Disfruta

El objetivo de la meditación es que tengas una vida feliz y  con mayor sentido, así que podemos voltear la fórmula y procurar el resultado antes del método. en otras palabras, dale felicidad y sentido a la vida, y la meditación vendrá a ti como consecuencia.
Cualquiera de estos pasos (mejor si son los 3) te ayudarán a tener un día a día más placentero, relajado y fluido, te lo aseguro.